domingo, 30 de abril de 2017

Puerto del Boyar - Arco del Endrinal - Casa del Dornajo - Arco Gótico de Coargazal

Ruta circular con un tramo inicial y final de subida y bajada común. Partimos del puerto del Boyar para subir al puerto del Endrinal. Desde allí iniciamos el sendero de la casa del Dornajo, pero tras cruzar una cancela comenzamos un ascenso por la base de un cerro conocido como Tajo Daleao buscando el arco del Endrinal. Descendemos del lugar para visitar en entorno de la casa del Dornajo, bajando aún más hasta el valle de las Encinas Gemelas, para subir por este precioso valle hasta el puerto del Naranjal; desde allí visitar el arco Gótico de Coargazal y regresar buscando nuevamente el puerto de las Presillas camino del Boyar.

Datos. Distancia: 11,3 km / Desnivel: +- 587 m / Alturas: 1378-587 m / Tiempo: 5 horas.

La ruta presenta en algunos tramos cierta complejidad por andar fuera de senderos oficiales. Solo en la parte común, inicial y final, sigue caminos transitados, el resto son veredas del ganado incluso tramos improvisados.



Desde el puerto del Boyar (1110 m) hasta el puerto de las Presillas (1257 m) es una subida continua por terreno muy transitado y conocido. Nos salimos un momento de la ruta para visitar la fuente donde se acepta que nace el Guadalete (Enlace a Conoce tus Fuentes).


En el centro de la imagen queda aproximadamente el puerto de las Presillas por donde acabamos de pasar. También vemos un muro que hemos cruzado por una cancela, desviándonos después por la zona más verde subiendo a media ladera del Tajo Daleao. Al fondo la sierra del Pinar donde destaca el San Cristóbal y bajo el El Monete.


A medida que avanzamos van apareciendo, a nuestra izquierda, los farallones que acabarán formando el circo del Dornajo. Con la ayuda del GPS deberemos abandonar la apenas perceptible vereda para localizar esta gran oquedad en los precipicios donde se localiza, arriba a la izquierda, el arco del Endrinal.


Una trepada por un canchal nos lleva a su base entre derrumbes.


Sólo cuando estamos en el interior del hueco que se ha formado y mirando hacia arriba podemos ver claramente el círculo de luz.


Cuando mostramos el lugar, en octubre de 2011, logramos subir a lo alto del circo del Dornajo y ver el arco desde arriba. Enlace a la ruta “Puerto del Boyar-Arco del Endrinal-Circo delDornajo”.


Una vez bajamos del arco tratamos de seguir el sendero que traíamos, pero solo encontramos senderos de cabras no complicados, cercanos a los grandes farallones, con zonas húmedas donde crecen las peonías (Fot. Juan Jesús Romero Parada).


Al final, cuando decidimos bajar la ladera para buscar la casa del Dornajo, apareció este sendero más señalado, siendo posible que la existencia de un sendero a un nivel más bajo que el que indica nuestro track.


La intuición, el waypoint que llevábamos marcado en el GPS, los chopos del manantial del Dornajo y senderos del ganado nos llevaron sin dificultad a este único quercus, catalogado por la Consejería de Medio Ambiente con árbol singular bajo la denominación de “Quejigo de laCasa del Dornajo”. Su peculiaridad radica sobre todo en la aparición de la base del fuste y primeras raíces por la erosión del terreno. Altura total: 11 m / Altura del fuste: 2 m / Perímetro a 1,30 m: 4,40 m / Perímetro en la base: 17,70 m / Proyección de la copa: 167,22 m2.


Del quejigo pasamos a la casa del Dornajo, dejando a un lado los bancales que se utilizaron en su momento como huerto y zona de frutales, abastecidos por un manantial cercano. La casa debió tener gran importancia antaño por su situación en el camino de Grazalema a Benaocaz, el entorno con abundante agua, sus huertos y abundantes corraletas ganaderas.


Desde la casa vemos el precioso valle que se forma entre los Navazuelos Fríos y el pequeño macizo de Coargazal, origen de uno de los brazos del arroyo de Las Piletas, al que bajamos pasando antes por la fuente del Dornajo.


Llamamos en su momento a esta admirable garganta el valle de las Encinas Gemelas (que vemos entre los troncos), por la abundancia de estos quercus pareados, muchos de ellos con raíz común y dos fustes. Ya en la bajada encontramos las primeras parejas.


Un bosquete, ya en el valle, formado por cuatro encinas de buen porte y una derribada sobre el suelo, con las raíces al aire, pero manteniendo la vida en dos endebles ramas, nos sirve como hito de referencia para caminar valle arriba…


…donde pronto aparece este tremendo ejemplar, de altura descomunal, seguramente nunca podado, de copa rotunda, que bien merecería estar en el catálogo de árboles singulares.


Hacemos un alto y miramos atrás. Los chopos señalan claramente la zona del Dornajo y sus manantiales. Al fondo los grandes paredones que forman el Circo del Dornajo. Esta auténtica muralla se inicia poco antes del arco del Endrinal y continúa durante más de 3km más allá de la cuesta de Fardela.


Otro buen ejemplar de encina con dos fustes. El valle está bastante clareado de árboles, lo cual nos indica un intenso carboneo pasado. Estos ejemplares parece que fueron salvados por sus amplias copas y buenas sombras o capricho del marcador de las encinas a arrancar.


El ganado vacuno se concentra en este lugar, con algunos prados libres de vegetación y de rocas (Fot. Juan Jesús Romero Parada).


El valle culmina en una gran vaguada conocida como puerto del Naranjal (vista trasera en el sentido de nuestro desplazamiento), comenzando ahí una fuerte bajada hacia la casa de las Albarradas. Justo en este punto torcemos a nuestra izquierda…


…buscando un murete y una angarilla que da paso a otro valle incrustado ya en la zona de Coargazal. Vamos buscando otro arco natural especialmente recóndito.


Localizado este punto y este primer hito es mejor olvidarse del GPS y seguir los mojones de piedra hasta localizarlo. No implica gran dificultad pero si seguir revueltas, cruzar pequeños bosquetes de jóvenes encinas y, tras una corta trepada, aparece...


...este elegante monumento natural, formado tras algún derrumbe (los grandes bloques están en su interior a modo de asiento). Un endeble tramo del arco une la base con la parte superior. Fue presentado a la comunidad senderista, allá por el 2013, por el blog de Jesús.


Lo cruzamos por su interior y esta es la vista contraria. Enmarcadas aparecen las encinas a través de las cuales se llega.


Justo a su lado emerge este “castillo” con sus “almenas” fácilmente conquistado por nuestros amigos de ruta.


Abandonamos el lugar mirando desde cada recoveco que proporciona vistas del entorno, localizando un saliente entre las rocas que actúa como espectacular mirador hacia la parte superior del Endrinal: a la izquierda del alto horizonte, el Tajo Daleao y a la derecha (marcado por una grieta en sombra) el arco del Endrinal; en medio, el lugar por donde discurrió nuestra ruta en ese tramo y el resto de la imagen las caídas que bajan hacia el corredor del Boyar.


Desde ese mismo punto, y ya con el atardecer muy avanzado, el pico san Cristóbal adornado con unos mechones de nubes El Monete. Entre ambos trepa un pinar por la cañada de la Madera.


Con prisas y el atardecer muy avanzado volvemos al puerto del Naranjal y desde allí localizamos, entre dos cerretes muy rocosos, un paso para enlazar con el sendero del Dornajo que nos llevó al puerto de Las Presillas y desde allí al del Boyar.







Comentarios y fotografías Pedro Sánchez.